jueves, 20 de abril de 2017

El Terror Revolucionario,Colectivos y Tentación de Muerte en el Totalitarismo Chavista


 
El Totalitarismo de Izquierda se basa en la Lucha de Clases y acepta sin cortapisas lo que Lenin llamo el Terror Revolucionario y ahora los neocomunistas llaman Violencia Revolucionaria. 

La tentación de Violencia y Muerte están en el ADN del Chavismo, un movimiento sin pasado glorioso, sin lucha revolucionaria previa, que formará un carácter frugal y ascético como el que tenía Stalin y los militantes del Partido comunista Sovietico, partido que aún así aplicó el terror y la violencia revolucionaria sin ambages, como en la peor época represiva de los zares. La Purga Stalinista es sinónimo de terror y muerte.

El asesor inicial de Chávez era un hombre de derecha, violento y con ideas fascista: Norberto Ceresole, quien le dijo lo que quería oír  "Caudillo, Ejército, Pueblo”. Chávez al principio coqueteo con Pérez Jiménez pero  al final se decantó por un gobierno de extrema izquierda totalitario, con carga fascista, y un fuerte componente de oportunismo y corrupción. Cabe destacar que los fundadores del chavismo eran hombres sin pasado de lucha alguna, más que todo conformado por militares y civiles conspiradores, oportunistas, corruptos y con gusto por la violencia.
 
El PSUV es un movimiento creado después de la toma del poder, con una mitología guerrerista basada en Bolívar, Zamora, y sobre un invento típico totalitario: Maisanta, antepasado "glorioso" del caudillo. Acompañada por una serie de exaltaciones a la violencia y a la intolerancia que las resume enteramente la consigna Patria Socialismo o Muerte.

La alianza cívico militar trajo como consecuencia la creación de las milicias, a pesar de haber sido rechazadas por el pueblo venezolano en un referéndum. Esta alianza más la consigna Patria Socialismo o Muerte justificaron la creación de grupos paramilitares, mal llamados colectivos, para encargarlos como en efecto ocurrió de la represión sucia y criminal.

La propaganda totalitaria hace ver las milicias como algo romántico "El pueblo que por amor al comunismo toma las armas para defender la sociedad perfecta de amor, igualdad, libertad y patria". Pero la realidad no puede estar más alejada de estos embustes goebelianos: Los colectivos son mercenarios pagados por el régimen, solo son instrumentos represores de la élite corrupta. Las milicias, la otra parodia, agrupan a un montón de gente necesitada y chantajeada económicamente por las redes de poder del régimen, de modo de simular la existencia de un pueblo que ama y apoya a la revolución.

Si el pueblo los amará, la "revolución" no necesitarían milicias armadas ni colectivos ni represión. Pero como ellos solo quieren imponerse por la fuerza, con su Patria (solo para ellos),Socialismo (como mentira)  o Muerte (para los demás. Contra la voluntad de la mayoría utilizan los paramilitares, las milicias y el ejército armado para provocar terror y sumisión. Sin embargo, históricamente nunca regímenes que solo acudan al terror, sobreviven al afán de libertad y dignidad de los pueblos. El problema es que los tiempos históricos a veces implican  varias generaciones, que sufrirán y malvivirán mientras la pequeña élite saquea y disfruta.

Desde el comienzo Chávez soñó con una milicia de paramilitares armados,  no orientadas a combatir al enemigo externo sino a lo que los totalitarios y fascistas denominan el enemigo interno, es decir se dedicarían a combatir y a reprimir a su propio pueblo. La médula de la Izquierda Totalitaria requiere de:

  • Partido Único, 
  • Estado = Partido, 
  • Culto al Líder y a su Élite, 
  • Infundir en el pueblo sometido de la idea de que el Enemigo Interno y el Enemigo Externo son los culpables del desastre que el mismo totalitarismo provoca.
  • Infundir la idea en el pueblo de que el mundo es Dicotómico, el bien y el mal. Ellos son el bien los demás son el mal. Esto es PENSAMIENTO ÚNICO, VERDAD ÚNICA. y que la verdad única debe ser defendida con la violencia revolucionaria.
  • Milicias armadas/paramilitares para hacer el trabajo sucio de represión, 
  • Concentración de los medios de producción en manos del partido,
  • Censura intensa denominada Hegemonía Comunicacional 
  • Militarización de la Sociedad ... 

Por eso no debe extrañar ese gusto por la amenaza y la violencia de que hace gala cotidianamente la élite de la dictadura chavista. 
 
La historia del uso de paramilitares por el estado siempre ha sido negativa para los pueblos. Las camisas pardas (SA) alemanes del nazismo, y las camisas negras (La Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional) del fascismo italiano son recordadas por el terror y la multitud de desmanes y asesinatos cometidos.

En Latinoamérica los Tonton Macoute eran una milicia, especie de colectivo en el lenguaje chavista, creada en Haití por Duvalier, cuyo nombre decente era Voluntarios de la Seguridad Nacional (VSN), y se crearon para proteger su poder fuera de la capital. Los miembros de la VSN sin embargo no recibían una remuneración estable (no eran la policía, ni la guardia nacional oficial), por tanto tenían sus propios medios de financiación a través del crimen y de la extorsión, en total impunidad ya que el régimen les aseguraba su apoyo y protección. Se estima que durante su actividad, el Tonton Macoute pudo haber asesinado y hecho desaparecer a más de 150.000 personas, en su mayoría civiles y opositores a los Duvalier. En Venezuela la élite chavista usa los colectivos para reprimir y garantizar también su permanencia en el poder.
 
Maduro ya a finales del 2016 dijo que de ganar la oposición, el chavismo lo que ofrecía era Zamora, Guerra Federal (la guerra civil más cruenta de Venezuela ocurrida a mediados del siglo XIX) y 27 de febrero (insurrección popular de 1999 que fue irónicamente masacrada por los ahora militares chavistas en el poder). Estas amenazas muestran claramente la vocación de violencia de la dictadura chavista. El anunciar la batalla de Santa Inés, y la frase "HIEDE A MUERTE" muestran la calidad de asesinos potenciales de los líderes que conforman la élite chavista, que pueden arrastrar al país a situaciones como las de la Siria actual o la de Nicaragua de la guerra civil.

El papel fundamental para el retorno a la democracia depende de nosotros los venezolanos, que tenemos que enfrentar las amenazas de Violencia con manifestaciones masivas pacíficas y persistentes, que muestren a la élite dictadora y al mundo que el pueblo venezolano no se permitirá vivir como siervos de dictadores, y sin oportunidades de crecer, progresar, y vivir en paz. Mostrando que somos un pueblo, que exige respeto a los valores democráticos, y a la libertad individual de cada uno de nosotros para emprender y hacer país.

Las naciones democráticas del mundo deben aislar y sanciona a la Dictadura chavista hasta obtener una salida a la democracia. Así como procurar detener el apoyo económico y militar de los totalitarismos mundiales a esta.

La violencia de los injustos armados no puede detener la protesta pacifica de los justo desarmados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario