viernes, 31 de marzo de 2017

Como la Protesta de Calle Pacifica, Masiva, y Persistente recupera La Democracia.



Han pasado ya muchos años desde que el Chavismo en su soberbia y su desprecio contra un pueblo ha rebosado el nivel de lo aceptable. Un pueblo que sufre todos los errores y las corruptelas de la élite civil y militar de este régimen, de sus boli burgueses, de sus líderes medios, y de ese micro poder corrupto en la que se basa el régimen totalitario chavista.

 
Estos gobernantes que tenemos son tan corruptos, insensibles y crueles con el pueblo que todo el peso de sus errores y de la quiebra del país se lo echaron encima, le fue destruido su salario para ellos apropiárselos, destruidos sus trabajos para hacerlos dependientes y controlarlos, le fue destruida la seguridad, la salud, la educación, los servicios de agua, electricidad, gas, aseo urbano, las infraestructuras, las instituciones, la justicia, todo en función del saqueo bajo la justificación de una falsa revolución. El Chavismo, su élite y sus cómplices  le han hecho la vida miserable a más de 80% de la gente del país, mientras ellos en lugar de renunciar con vergüenza por el desastre que han legado, pretenden seguir manteniendo al pueblo secuestrado y lleno de privaciones, imponiendo una cruel dictadura.
 
“Capitalismo Salvaje” dicen ellos, mientras sonríen en su buen carro, sentados cómodamente en el asiento trasero, con su chófer, sus guardaespaldas, y enfundados en ropa impecable, mirando la hora en un buen reloj, y teniendo una cohorte que les ofrece todo lo que un venezolano normal no tiene,  salen del país de paseo, o en falsas misiones para disfrutar sus dólares mal habidos,…,  mientras aplican Soberbios, Arrogantes e Insensibles. un terrible ajuste, salvaje, en Dictadura, que empobrece a la gente, que quita las libertades y nos niega el futuro próspero y en paz que merecemos.


 
Al Venezolano le aborrece la violencia, por eso la protesta pacífica, masiva, y persistente en las calles venezolanas es la única manera de que nuestros país, de que nuestras vidas entren en armonía con la paz, con el progreso, con la tolerancia, con el respeto a los otros, con la inventiva y la creatividad. La dictadura chavista representa violencia, persecución, ocultamiento, corrupción, veto, nepotismo, militarización, intolerancia. A eso hay que decirle basta.
 
La Alemania Nazi, Corea del Norte, Cuba, la URSS y los países de Europa Oriental muestran lo que cuesta la indolencia y la sumisión. La indiferencia, el no hacer nada.
 
La No Violencia, no implica que no habrá violencia, al contrario con mucho probabilidad la habrá  pero de un solo lado, del lado injusto. Pero el miedo a la Violencia de los Injustos no puede detener la protesta pacífica. El miedo a ser encarcelado no detuvo a M.L. King ni a Mandela, ni debe detener a un liderazgo en una lucha justa.


La protesta pacífica en la calle, como por ejemplo: las demostraciones cívicas de los derechos civiles en Estados Unidos, o del pueblo alemán durante la caída del muro de Berlín, del pueblo polaco  con el sindicato solidaridad, así como las protestas masivas de Argentina y Perú demostrando su descontento contra la irresponsabilidad en el manejo de la economía de Argentina y los atropellos caudillescos de Fujimori; son una forma de demostrar en la calle el descontento de una sociedad que se ve humillada, perseguida y acorralada por un régimen totalitario. En todos estos países fueron exitosas. Mientras más activa este la sociedad haciendo respetar sus derechos  más problemas tendrá el régimen para imponer su modelo totalitario; mientras más protesta pacífica en la calle más posibilidades que dentro de la propia dictadura estallen las contradicciones que favorezcan el retorno a la democracia.
 
La razón, la decencia, la virtud y el espíritu esta de nuestro lado, del lado de ellos están solo la sed de poder, las armas, las apetencias de corruptos, la soberbia y el cinismo. No nos quedaremos congelados en la injusticia y en los sinsabores, ni nos condenaremos a vivir por años una pesadilla de servidumbre y pobreza.
 
Ojala el espíritu del “Gloria al Bravo Pueblo” nos inspire en estos días, estos meses de angustia y sufrimiento, que decidirán si habrá la paz de los siervos explotados hambrientos, amansados a los que les han arrebatado la dignidad y el respeto, una élite corrupta, represora, voraz e insensible; o habrá la tranquilidad, la estabilidad, la paz, la libertad, la productividad, la justicia, el auto respeto y la dignidad de cada uno de nosotros con lo que hacemos a diario; para los venezolanos de hoy y los del mañana.

No podemos permitir que lo peor nos gobierne, siempre hay esperanza, las pestes siempre ceden, esta cederá.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario