domingo, 21 de febrero de 2016

El Socialismo No ha Fracasado...En Teoría


Aquel que está dispuesto a morir por una ideología también estará dispuesto a matar por ella. Por ello un hombre sensato debe reflexionar intensamente sobre si está ideología  está equivocada.

Después de casi 18 años, después del ciclo de ingresos petroleros más alto de toda la historia de Venezuela el chavismo muestra un inventario terrible. No hay prácticamente ningún sector de la vida del venezolano que no esté deteriorado, ni en la parte material ni en la parte espiritual. Prometieron un paraíso y nos entregaron un infierno, sepultaron todos los valores que una vez los jóvenes de la izquierda idealista de los 70 y 80 propagaron.

Tanto Aristóbulo como Nicmer Evans, palabras más palabras menos, dicen que el socialismo no ha fracasado porque no se ha construido. A pesar de los casi 18 años de gobierno Chavista, indican que no  se logró instaurarlo. Siempre esgrimen una justificación de porque no pudo lograrse, aun teniendo el poder casi absoluto y dinero más que suficiente; para ello arguyen sus palabras muletillas: el Imperio, los infiltrados, la guerra económica, etc. Pero el mundo sabe que también fracaso  en la Unión Soviética, a pesar de los 70 años transcurridos en revolución, igual ocurrió en Europa oriental, en Cuba, en Corea del Norte, etc. Pero a pesar de todo los “científicos” comunistas siguen creyendo que no ha fracasado, sino que nunca se ha alcanzado.

El problema para la humanidad es que quieren seguir intentando construir esa sociedad comunista dizque perfecta sin importar los medios para lograrlo, y es en ese intermedio, en el intento de alcanzarla, en la que se encargan de convertir en un infierno la vida de los pueblos sometidos a su control, todo basado y justificado en ese futuro hermoso que promete el comunismo. Ello se dicen a sí mismos ¡Que importa el terror, las privaciones, la guerra, la muerte, las persecuciones que hagamos hoy, si el futuro será revolucionario y hermoso!

El comunismo escribió Bertrand Russel en sus ensayos filosóficos es una religión de libro. Su biblia: los escritos Marx y Lenin; su promesa: el paraíso igualitario comunista. Pero a diferencia de las religiones el comunismo es una religión que se cree científica, afirmando que el Socialismo está basado en el Marxismo que es una ciencia, el socialismo científico. Al contrario de la mayoría de las religiones que buscan la paz y el amor al prójimo (a excepción del ala radical de los musulmanes que llaman al Yihad), el comunismo justifica mediante la lucha de clases la violencia y la muerte .






Si el Marxismo es científico, escribía Popper, debe haber una manera de demostrar si su teoría es inválida o no, eso es lo que caracteriza a la ciencia. La teoría de Newton tiene experimentos que pueden comprobar si es falsa o verdadera. El mismo Einstein diseño experimentos que permitían indicar si su teoría de la relatividad es falsa o no en función de los resultados. Claro está, que el comunismo como pseudo ciencia no tiene la manera de indicar si es válida o no, su teoría, solo deposita una fe irracional en la misma, de modo que aunque falle cien veces y lleve a los países que lo sufren a guerras civiles inútiles, persecuciones, encarcelamientos, censuras, asesinatos, parálisis económica, etc.; siempre encontraran  una razón de porque no se ha alcanzo esa sociedad perfecta e igualitaria, donde todos somos felices. 




De modo que el socialismo por su característica es una especie de ciclo de fracasos que se podrían repetir infinitamente si el pueblo no se educa para no dejarse engañar por esta neo religión violenta.

Como se ha expresado antes, el comunismo no es científico y ha fracasado decenas de veces, llevando en sus carros fúnebres millones de vidas humanas, de horas de cárcel, de días de hambre, de chantajes, de miedo a expresar lo que se piensa,… Fracasa porque antepone el partido y su falsa revolución a la gente, a la ética, a la capacidad técnica. En fin, en un sistema comunista se genera un ecosistema social que favorece a los oportunistas, los corruptos, los hipócritas y fanáticos, pero desfavorece y socava al hombre trabajador, al emprendedor, al personal calificado, al hombre honesto, al crítico, al creativo. De hecho  la frase famosa de Ayn Raind surge de su experiencia de vida en la Unión Soviética 

“Cuando advierta que para producir usted necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto sacrificio, entonces usted podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada” 

Tristemente la experiencia comunista ha sido la inspiración de novelas como La Peste de Albert Camus y 1984 de George Orwell que muestran un mundo oscuro, burdo, oprobioso, improductivo, kafkiano e intolerante, como el que poco a poco esta gente del chavismo ha transformado a la antigua Venezuela alegre, en esta terrible que hoy tenemos. Como decía el cantautor alemán Wolf Biermann a la bancada del Partido Comunista en la sesión del congreso alemán por la celebración de los 25 años de la caída del muro de Berlín: “USTEDES NO SON REVOLUCIONARIOS SON REACCIONARIOS”



Venancio Loval

No hay comentarios:

Publicar un comentario